Historia


Los antecedentes muy remotos de la existencia del Personero la encontramos en la antigua Grecia en la figura del Arconte, quien intervenía en los diferentes juicios representando al ofendido y familiares ante la incapacidad de éstos. En Roma aparecen los “júdices cuestiones”, facultados para comprobar los hechos delictivos. En el digesto Libro I, Título XIX aparece un funcionario que intervenía en las causas fiscales. También existió el defensor civitatis quien defendía a los ciudadanos pobres contra las arbitrariedades de los funcionarios, además denunciaba a los delincuentes. En Italia existían los síndice o ministeriales que tenían por función denunciar ante los jueces los delitos. Así mismo, en Venecia existía el abogado fiscal quien protegía el patrimonio real. Para comprender el actual Ministerio Público en Colombia conviene observar cuál ha sido su origen y evolución, para lo cual, siguiendo al tratadista mejicano José Ángel Ceniceros se presentan tres influencias básicas de esta figura: El Ministerio Público Francés. A partir de la Ordenanza del 23 de mayo de 1302 expedida por Felipe IV El Hermoso, mediante la cual se creaban los procuradores del Rey para que lo representaran en los tribunales. Así mismo, se creó el abogado del Rey dedicado a atender los asuntos jurídicos de los amigos de la monarquía. Con la revolución Francesa se transformaron las instituciones, surgiendo la figura del acusador público de elección popular. Napoleón a través de las leyes de 1808 y 1810 o Ley de Organización Judicial, creó el Ministerio Público Francés, una de cuyas funciones era de la magistratura judicial o protección de la ley y la gestoría administrativa, el cual representaba al Gobierno ante los Tribunales. La influencia Angloamericana, con la figura de Attorney General Angloamericana, creada por los años de 1277, cuya función era la representación de la corona en los asuntos legales, además de ser el asesor jurídico del gobierno y de ejercer la acción penal en aquellos delitos que afectaran la seguridad del Estado, adicionalmente perseguía los delitos de carácter fiscal. En Estados Unidos el Attorney General aparece por primera vez en la organización judicial de 1789. Desde la Influencia Española existe un fuero juzgo de la edad media en el cual el Rey y los Obispos tenían sus representantes en los diferentes “pleitos”. Surgieron luego los llamados Patronus Fisci, funcionarios encargados de defender los derechos de la Cámara del Rey. Posteriormente dichos funcionarios tomaron el nombre de Procuradores Fiscales, ampliando sus funciones a servir de acusadores a determinadas conductas delictuosas. En el fuero juzgo se encuentran disposiciones que hacen referencia a los Personeros del Rey como representantes de éste y defensores de los intereses de la corona. En las leyes de partidas, exactamente la Ley 12 título 18 Partida 4 hace mención a la existencia de un funcionario público encargado de los negocios judiciales de la Cámara del Rey. En Navarra se crearon las figuras del abogado fiscal, con funciones de acusar los delitos y del abogado patrimonial que intervenía en los asuntos del erario y del patrimonio soberano. En las leyes de recopilación de indias del año 1576 se señalan a los fiscales con algunas atribuciones de obrar a nombre del pueblo cuyo representante era el soberano en los procesos que se hicieran a la vista privada de los Escribanos. En la época de la colonia existió el Procurador del Cabildo, funcionario de la nobleza encargado de defender los derechos de los ciudadanos y el interés de la ciudad. -El artículo 74 de la Ley 1ª de marzo de 1825, señala la existencia de los procuradores municipales. -El artículo 28 de la Ley del 30 de mayo de 1849, establece que el Cabildo Parroquial nombrará cada año a un Personero del interior o fuera de su seno, encargado de promover donde corresponda, las acciones que convengan en favor del Distrito y los demás deberes que le atribuyan las leyes. -El Artículo 7º de la Ley del 22 de junio de 1850, señala que los Personeros Provinciales y Parroquiales pueden concurrir a las sesiones de las Cámaras de Provincias y Cabildos Parroquiales, en sus respectivos casos con voz y sin voto, así mismo podían concurrir a las sesiones del cabildo en la cabecera del cantón, el secretario de la jefatura política. -En la ley del 30 de mayo de 1855, señala que los Personeros o Procuradores Parroquiales llevan la voz de la nación ante los jueces parroquiales, en los asuntos en que sean parte; llevan la voz en todas las causas que se sigan de oficio ante los jueces parroquiales. -En el Artículo 7º de la Ley 42 del 1º de junio de 1870, que adiciona la Ley del 20 de abril de 1865, establece que el poder ejecutivo podrá nombrar Personeros Especiales para llevar la voz de la Nación ante la Corte Suprema Federal cuando el Procurador General se niegue a hacerlo. En la primera reglamentación que se conoce al Ministerio Público Ley del 11 de mayo de 1830, en el Artículo 2º establece que los síndicos Personeros del común forman parte del Ministerio Público. Se había reformado así el Artículo 74 de la Ley 1ª del 8 de marzo de 1825, donde establecía la existencia de los Procuradores Municipales. - Establecía el Artículo 1º de la mencionada Ley del 11 de mayo de 1830: “El Ministerio Público es un cuerpo de funcionario y empleados encargados de defender los intereses del Estado, de promover la ejecución y cumplimiento de las leyes, disposiciones del Gobierno y sentencias de los tribunales; vigilar la conducta oficial de los funcionarios y empleados públicos y de perseguir los crímenes, delitos y contravenciones que turban el orden social”. -El Síndico Personero, según la Ley del 11 de mayo de 1830, era elegido por el Concejo Municipal. -El Artículo 252 de la Ley 149 del 3 de diciembre del año de 1888 establece que el objeto primordial de los empleados del Ministerio Público es la defensa de los intereses de la Nación, del Departamento, del Distrito y en general de la sociedad, la vigilancia constante en la ejecución de las leyes, ordenanzas, acuerdos, las órdenes de las autoridades, la conducta de los empleados públicos y la averiguación de los delitos y castigos de los delincuentes. El Artículo 251 de la misma ley establecía que el Ministerio Público lo ejercía “La Cámara de Representantes y el Procurador General de la Nación, las Fiscalías de los Tribunales de Distrito, los Fiscales de los Juzgados Superiores, los Personeros Municipales y los empleados especiales que se nombren en determinados casos”. -En el Artículo 268 de la Ley 149 de 1888, se enumeran las funciones del Personero Municipal, encontrando que éstas se clasifican en: a) Las que tienen que ver con funciones del Ministerio Público. b) Vigilancia de la conducta de los empleados públicos. c) Promover y velar por el interés del distrito. -Luego en el año de 1913, el Artículo 215 de la Ley 4 de ese año, establecía que el “Ministerio Público será ejercido por la Cámara de Representantes y el Procurador General de la Nación, los Fiscales de que trata el Código Judicial, los Personeros Municipales y los empleados especiales que se nombren en determinados casos”. El Artículo 216 establecía que el objeto primordial de los empleados del Ministerio Público es la defensa de los intereses del Estado, del departamento, del municipio y en general de la sociedad, “la vigilancia constante en la ejecución de las leyes, ordenanzas, acuerdos y órdenes de las autoridades, la conducta de los empleados públicos, la averiguación de los delitos y el castigo a los delincuentes”. El gran avance que se aprecia con la anterior disposición, es el interés público como objeto de protección y cuidado. -El Artículo 234 de la mencionada Ley 4 de 1913, relacionaba las atribuciones del Personero, las cuales podemos agruparlas así: a) Funciones como Agente del Ministerio Público. b) Vigilancia de la conducta de los empleados municipales. c) Funciones que tienen que ver con el interés general. Se aprecia que la figura conserva todos los delineamientos dejados por la Ley del 11 de mayo de 1830. -El Decreto 01 del 2 de enero de 1984 o Código Contencioso Administrativo, asigna en el Artículo 75 unas funciones al Personero Municipal en su condición de Agente del Ministerio Público respecto a la protección al ejercicio del derecho de petición. -La Ley 11 del 16 de enero de 1986, por medio de la cual se dicta el estatuto básico de la administración municipal y se ordena la participación de la comunidad en el manejo de los asuntos locales, establece en el Artículo 36 de manera precisa que corresponde al Personero Municipal: Recibir quejas y reclamos para la efectividad de los derechos e intereses de los administrados; así como adelantar investigaciones sobre los hechos que a su juicio impliquen situaciones irregulares, además formular las recomendaciones, quejas o acusaciones a que haya lugar. -El Artículo 135 del Decreto 1333 del 25 de abril de 1986, por el cual se expide el Código de Régimen Municipal, estableció que “en cada municipio habrá un funcionario que tendrá el carácter de defensor del pueblo o veedor ciudadano y Agente del Ministerio Público”. En el Artículo 139 del mismo Decreto se establecieron las atribuciones señaladas en la Ley 11 de 1986 agregando o reforzando unas funciones que tiene que ver con el interés público, pero desde la óptica de veedor ciudadano “Del Personero como defensor del pueblo o veedor ciudadano”. Recordemos que el Artículo 14 de la Constitución Política de 1886, establecía que “corresponde a los funcionarios del Ministerio Público defender los intereses de la Nación, promover la ejecución de las leyes, sentencias judiciales y disposiciones administrativas; súper vigilar la conducta oficial de los empleados públicos y perseguir los delitos y contravenciones que turben el orden social”. -La Ley 3 del 3 de enero de 1990, reformó el Artículo 135 del Código de Régimen Municipal, así: Artículo 1º. El Artículo 135 del Código de Régimen Municipal, quedará así: En cada municipio habrá un funcionario que tendrá el carácter de defensor del pueblo o veedor ciudadano, Agente del Ministerio Público y defensor de los derechos humanos, llamado Personero Municipal, que tendrá un suplente designado por el mismo que elija al principal. El suplente reemplazará al principal en todo caso de falta absoluta o temporal, mientras se provee lo conveniente por quien corresponda. Las calidades previstas en el Artículo 137 del Código del Régimen Municipal, deberán observarse así mismo para el personero suplente. -La Constitución del 91 en la segunda parte del Artículo 118 señala como funciones del Ministerio Público la “guarda y promoción de los derechos humanos, la protección del interés público y la vigilancia de la conducta oficial de quienes desempeñan funciones públicas”. Pero si bien es cierto el Personero Municipal tiene funciones de Ministerio Público, la guarda y promoción de los derechos humanos, la protección del interés público y la vigilancia de la conducta oficial de quienes desempeñan funciones públicas, el supremo director de esta función es el Procurador General de la Nación a quien le corresponde su protección y aseguramiento (numeral 2, Artículo 277 C.P.), y al Defensor del Pueblo corresponde originalmente la promoción y divulgación de los derechos humanos (numeral 2 del Artículo 288 de la C.P.). -Conforme a lo establecido en el Artículo 1º de la Ley 24 de 1992 que organizó la Defensoría del Pueblo, bajo la dirección del Procurador General de la Nación, correspondiéndole esencialmente “velar por la promoción, el ejercicio y la divulgación de los derechos humanos y la prestación del servicio de defensoría pública (Artículo 21 Ley 24 de 1992). -La ley 136 de 1994, finalmente fue la que estableció que las personerías municipales y distritales son entidades con autonomía presupuestal y administrativa, encargadas de ejercer el control administrativo en el municipio, condición en la cual les corresponde ejercer las funciones del Ministerio Público que confiere la Constitución y la ley, al igual que aquellas que le sean delegadas por el Procurador General de la Nación. En ejercicio de dichas funciones le corresponde la guarda y promoción de los derechos humanos, la protección del interés público y la vigilancia de la conducta de quienes desempeñan funciones públicas. (Arts. 168 y 169). -La Ley 1031 del 22 de junio de 2006, amplió el periodo de los Personeros Municipales a cuatro años. -El Artículo 38 de la Ley 1551 de 2012 Por la cual se dictan normas para modernizar la organización y el funcionamiento de los municipios, le asignó nuevas funciones al Personero Municipal, así: “Sustitúyase el numeral 15 del artículo 178 de la Ley 136 de 1994 y adiciónensele unos numerales, así: 15. Divulgar, coordinar y apoyar el diseño, implementación y evaluación de políticas públicas relacionadas con la protección de los derechos humanos en su municipio; promover y apoyar en la respectiva jurisdicción los programas adelantados por el Gobierno Nacional o Departamental para la protección de los Derechos Humanos, y orientar e instruir a los habitantes del municipio en el ejercicio de sus derechos ante las autoridades públicas o privadas competentes. 24. Velar por el goce efectivo de los derechos de la población víctima del desplazamiento forzado, teniendo en cuenta los principios de coordinación, concurrencia, complementariedad y subsidiariedad, así como las normas jurídicas vigentes. 25. Coadyuvar en la defensa y protección de los recursos naturales y del ambiente, así como ejercer las acciones constitucionales y legales correspondientes con el fin de garantizar su efectivo cuidado. 26. Delegar en los judicantes adscritos a su despacho, temas relacionados con: Derechos humanos y víctimas del conflicto conforme a la ley 1448 de 2011 y su intervención en procesos especiales de saneamiento de títulos que conlleven la llamada falsa tradición y titulación de la posesión material de inmuebles.” Simultáneamente con la creación del Municipio de Manizales a principios del Siglo XIX, esto es en el año de 1850; el primer Personero de la ciudad fue el señor Atanasio Villegas y para esta época se contaba con el Personero y un Secretario, el primero se denominaba PERSONERO PARROQUIAL. El período más largo como Personero lo ostentó el señor Juan de J. Callejas, quién obtuvo el cargo desde 1905 hasta el año 1922. En los años setenta laboraron catorce personas en los ochenta laboraron 23, en los noventa laboraron 32 y en el nuevo milenio laboraron 25 personas. En la actualidad el cargo de Personera Municipal es ejercida por la Doctora TULIA ELENA HERNANDEZ BURBANO.